Archivo de la etiqueta: Senado

El aborto a debate

La mayoría de los partidos políticos con representación en el Senado han vetado la reforma de la ley del aborto que se está tramitando en el Senado, desde Partido Socialista, Izquierda Unida, Entesa Catalana, Esquerra, Coalición Canaria hasta los recién llegados de Podemos. El Proyecto de Ley que se tramita rectifica el régimen de consentimiento de las menores para la interrupción del embarazo.

El Código Civil establece que entre los deberes y facultades del ejercicio de la patria potestad está el de «velar por ellos, tenerlos en su compañía, alimentarlos, educarlos y procurarles una formación integral» y dispone que «el tutor está obligado a velar por el tutelado», y, en particular «a educar al menor y procurarle una formación integral».

Por tanto, la modificación contemplada en la Ley Orgánica 2/2010 impide a los progenitores y tutores cumplir con la obligación recogida en el Código Civil, privando a las menores de la protección que el mismo texto legislativo reconoce, de poder contar, en un momento crucial y complicado de su vida, con la asistencia de quienes ejercen su patria potestad.

El nuevo texto dice:

“Para la interrupción voluntaria del embarazo de menores de edad o personas con capacidad modificada judicialmente será preciso, además de su manifestación de voluntad, el consentimiento expreso de sus representantes legales. En este caso, los conflictos que surjan en cuanto a la prestación del consentimiento por parte de los representantes legales, se resolverán de conformidad con lo dispuesto en el Código Civil”

Además se suprime el apartado 4 del art. 13 de la ley en vigor aprobada en el año 2010 por el anterior Gobierno sin consenso, con prisas y sin tener en cuenta la opinión de un amplio sector de la sociedad que pedía participar, que salió a la calle en varias ocasiones masivamente:

“En el caso de las mujeres de 16 y 17 años, el consentimiento para la interrupción voluntaria del embarazo les corresponde exclusivamente a ellas de acuerdo con el régimen general aplicable a las mujeres mayores de edad.

Al menos uno de los representantes legales, padre o madre, personas con patria potestad o tutores de las mujeres comprendidas en esas edades deberá ser informado de la decisión de la mujer.

Se prescindirá de esta información cuando la menor alegue fundadamente que esto le provocará un conflicto grave, manifestado en el peligro cierto de violencia intrafamiliar, amenazas, coacciones, malos tratos, o se produzca una situación de desarraigo o desamparo.”

Desde el Partido Popular queremos aclarar que tratamos de reforzar la protección de las menores en la interrupción voluntaria del embarazo. Las niñas de 16 y 17 deben estar acompañadas de sus padres o tutores en un momento tan difícil. La modificación de la ley en vigor no es contradictoria con la legislación vigente y se han aprobado medidas de apoyo a los menores que nunca antes se habían tomado. No se puede quitar un derecho que no existe como tal porque no existe un derecho al aborto, sí un derecho a la vida.

No se puede privar a las familias el derecho a apoyar a sus hijas en una decisión tan importante. No se puede transmitir la idea de que los padres son el problema, de que se les puede dejar al margen en situaciones que son ciertamente indeseadas pero que hay que afrontar con el mayor apoyo posible. El aborto no es un derecho. Y la Ley aprobada con el gobierno de Zapatero no tuvo consenso, de eso que tanto presumen en la izquierda.

El Partido Popular se presentó en las últimas elecciones incluyendo en el programa electoral una reforma para que las menores no puedan ocultar a sus padres que van a abortar y mantiene el recurso ante el Tribunal Constitucional contra una ley que vulnera derechos fundamentales como el derecho a la vida.

Mientras este Tribunal no resuelve el mencionado recurso se va a aprobar una reforma para proteger a las menores, a esas niñas de 16 y 17 años que afrontan situaciones duras y que necesitan protección porque son eso, niñas.

Razones para ser monárquica (II): los gestos de un nuevo Rey

Además de los motivos ya mencionados en mi anterior post y, una vez que puedo volver la vista atrás un par de semanas, me agrada ver cómo los gestos del nuevo Rey no me han defraudado. Es cuestión de generación creo yo. Empezaré por decir que quienes han criticado que al acto de Proclamación no hayan asistido miembros de otras casas reales o mandatarios de otros países igualmente hubieran criticado el gasto que eso hubiera ocasionado.

Porque, por ignorancia unos y por cinismo otros, nadie ha calculado que por protocolo los gastos de alojamiento y manutención así como traslados de tan ilustres invitados en Madrid hubieran corrido por cuenta de los anfitriones, o sea, los españoles. Hay que recordar la más elemental norma de urbanidad y es que “quien invita paga” y si cada uno de esos invitados hubiese venido acompañado de un séquito medio de por lo menos 6 personas, estaríamos hablando de unos gastos considerables ya que estoy segura que todos los países europeos e iberoamericanos, EEUU, Marruecos y muchos más no hubieran faltado al acto.

En el Senado la votación de la Ley Orgánica de abdicación de Su Majestad el Rey D. Juan Carlos nos dejó una clara idea de que los representantes políticos sabemos respetar y aceptar la decisión de quién a sido nuestro Rey desde la democracia.

La intervención de Barreiro, portavoz del Grupo Popular, giró en torno a la aclaración de que la abdicación es un derecho personal pero no es por sí sola condición suficiente porque estamos en una monarquía parlamentaria y necesita el refrendo de las Cortes Generales. El debate no era sobre el modelo de Estado, monarquía o república, ni sobre el modelo territorial. El debate era sobre si respetamos o no el pacto constitucional que otorga al rey la potestad personal de abdicar.

Y salvo 5 votos en contra, el Senado se reafirmó en la lealtad al pacto constitucional, a la monarquia parlamentaria.

Fue para mí muy emocionante el momento de la votación de una ley como ésta y haber sido como senadora por Murcia protagonista de la Proclamación de Felipe VI como el primer Rey español refrendado por las Cortes.

Ha pasado una semana y hemos visto cómo su primera reunión fue con las víctimas del terrorismo para que nadie olvide que los españoles les debemos mucho porque con su vida han luchado por la libertad que ahora disfrutamos. Aunque estaba previsto con anterioridad, la primera visita de los Reyes Felipe y Leticia ha sido a Cataluña para entregar unos premios y ese es el camino, porque hay que explicar que España quiere que Cataluña siga siendo una gran región española y hay que decirlo allí donde los que buscan el enfrentamiento y el odio siembran mentiras y desconcierto.

España necesita de estabilidad, consenso, armonía y hacer fuerte todo aquello que nos une por encima de las diferencias. Ese es el mensaje que desde hace una semana el Rey Felipe lleva por bandera y por eso, porque él está por encima de diferencias ideológicas, creo que es una buena razón para creer que la monarquía es la mejor opción para hacer que este país avance.

Si queremos construir el mejor futuro para nuestro país hemos de hacerlo mirando hacia delante y con la concordia como mejor ingrediente para mantener la democracia y la libertad que otros pueblos tanto admiran y desean.