Archivo de la categoría: Crisis

Coronavirus, desinformación que viene de China

Hoy he intervenido en el programa La Ventana de Cadena Ser para dar mi opinión personal sobre el origen de lo que está ocurriendo en relación a la pandemia por COVID-19 o coronavirus.

Los ciudadanos vemos con estupor cómo los 17 gobiernos autonómicos y el Gobierno de España no tienen los medios necesarios para afrontar esta situación. Han llegado tarde dicen unos. Nadie podía preverlo dicen otros.

Lo cierto es que hoy, 25 de marzo de 2020, tenemos en España 3.434 fallecidos, 738 en las últimas 24 horas (Ministerio de Sanidad). ¿Cómo hemos llegado a esto? ¿Cómo es posible que hasta el 14 de marzo el Consejo de Ministros no decretara el estado de alarma?

El Dr. Cavadas dijo el 30 de enero: “cuando en China aparentan transparencia desde el minuto 1 a mí me da que pensar. Cuando se construye un mega hospital en 3 semanas es que no va en broma y si además esas imágenes se muestran tienen que tener un buen motivo. No digo que vaya a ser la gran epidemia pero no parece que es un truco para vender mascarillas”.Desde entonces no ha vuelto a pisar un plató de televisión.

Ayer, Reporteros Sin Fronteras ha hecho un comunicado que pueden consultar en su página web, en el que piden lo siguiente:

piden al gobierno chino que deje de obstruir la labor de los periodistas que cubren la epidemia de coronavirus. Según datos del gobierno chino, el primer caso de alguien en China que sufre de Covid-19, se remonta al 17 de noviembre. El 30 DE DICIEMBRE el director del departamento de emergencias del Hospital Central de Wuhan, Ai Fen, y un grupo de médicos lanzaron una alerta sobre un «coronavirus similar al SARS» (síndrome respiratorio agudo severo) de 2003. Pero tres días después, el 3 de enero, 8 de los médicos denunciantes, incluido el doctor Li Wenliang, quien murió después a causa de la enfermedad, fueron detenidos por la policía de Wuhan acusados de hacer circular «falsos rumores».

Reporteros sin fronteras sigue denunciando que a principios de febrero en China detuvieron a dos periodistas y a dos comentaristas políticos, todos chinos. En las últimas semanas el gobierno chino ha dado instrucciones a los medios de comunicación para que se hable solo del heroísmo de los salvadores y no de las deficientes medidas adoptadas por el gobierno. ¿Les suena?

Pienso que España no supera en número de muertes por coronavirus a China. Creo que falta información y sobran comparaciones con un país del que no sabemos cuántas personas se han infectado realmente y mucho menos sabemos el número real de fallecimientos por el virus.

Por lo tanto hay que impulsar medidas para combatir la desinformación que nos ha llevado a confiarnos, a no estar preparados suficientemente frente a esta crisis sanitaria. Una desinformación y negación de las evidencias que tiene responsables.

Mi reflexión de hoy es clara:

hay que apoyar a nuestros dirigentes, confiar en nuestras autoridades sanitarias, pero quiero exigirles que investiguen y nos digan el origen de este virus, tenemos derecho a saberlo y todos los medios de comunicación deben preguntar y exigir saber el porqué de esta situación. Estoy totalmente de acuerdo con Reporteros sin Fronteras en que solo la transparencia absoluta ayudará a evitar la propagación de rumores que agravan la crisis. Y por favor, le pido al gobierno que deje ya de negar que en febrero no pasaba nada aun cuando todos veíamos lo que ocurría en Italia. Solo así evitaremos que vuelva a ocurrir.

Gracias.

María José Nicolás Periodista Colegiada

Leer más: https://www.rsf-es.org/news/china-coronavirus-si-la-prensa-china-fuera-libre-el-coronavirus-no-seria-una-pandemia-sostiene-rsf/ https://covid19.isciii.es/

Los independentistas catalanes están muy nerviosos

El proceso soberanista iniciado hace décadas por los independentistas catalanes está en su punto álgido cuando vemos situaciones como la presión a la que someten a los políticos del Partido Popular en Cataluña y los intentos desesperados por convencer a nivel internacional a los países más influyentes para que les apoyen frente al Gobierno de España.

Parece que el nerviosismo se ha apoderado de los cabecillas desde que el escándalo de su endiosado expresidente Jordi Pujol ha desmontado todo su discurso de “Espanya nos roba”.

Así que en lugar de pararse a reflexionar en qué se habrán equivocado o porqué les han engañado desde la familia más influyente de Cataluña, se han lanzado a una campaña de “Todo vale para amedrentar al contrario”. Y ese contrario no es otro que el Partido Popular que desde el Gobierno de España ha dicho por activa y por pasiva que no va a permitir un proceso ilegal de independentismo por mucho que su actual Presidente, Artur Mas, y sus socios más radicales, Esquerra Republicana, gasten dinero público y esfuerzos institucionales para hacer creer a nivel internacional que es un proceso irreversible que debería ser apoyado por España.

Pero aquí hay dos cosas que no cuadran. Por un lado, si tuvieran la razón en sus reivindicaciones no necesitarían forzar un proceso que no está jurídicamente sustentado ni económicamente es beneficioso para los catalanes que se quedarían fuera de la UE, ni intentarían callar a quienes denuncian que es ilegal con procedimientos tan fascistas como simular un fusilamiento delante de la casa de un portavoz municipal del Partido Popular.

Y por otro lado, si el origen de sus demandas es que el Estado Español les están robando, porque no es suficiente lo que reciben del Gobierno Central, que les están privando de su bienestar, entonces no se entiende que los principales ideólogos y dirigentes de las últimas décadas como es la familia Pujol, haya estado sacando supuestamente beneficio particular traducido en euros, que además ha ocultado en paraísos fiscales, y que estén gastando en estos años de crisis ingentes cantidades de dinero público en la campaña del proceso independentista cuando han recortado los presupuestos, por ejemplo, en sanidad.

Conocer públicamente las mordidas que a raíz de las investigaciones de la UDEF, Unidad de Delincuencia económica y fiscal de la Policía Nacional, y el escándalo sobre las cuentas de la familia Pujol en paraísos fiscales y su patrimonio, ha sido la gota que ha colmado el vaso y esperemos que haya abierto los ojos a los catalanes que suman esto a las informaciones sobre las empresas del cuñado de Mas que ha multiplicado por 60 su facturación a la Generalitat o los gastos en embajadas, como la de Paris, cuyo alquiler es de 390.000 euros al año, con un embajador que gana lo mismo que el Presidente Rajoy.

Cualquier caso de corrupción debe ser condenado pero cuando además se juega con los sentimientos de los ciudadanos, se manipulan las voluntades colectivas y se engaña a sabiendas de que el objetivo no es sino el beneficio propio ya no solo para satisfacer delirios de grandeza sino para engordar cuentas corrientes, los más afectados no solo deben exigir que se devuelvan las medallas sino que se devuelva el dinero y el sentido común a la política catalana.