Archivo de la categoría: comunicación

Cómo afrontar la adversidad: zanahoria, huevo o café

Que la vida es dura no es nada nuevo en el universo. Es dura a los dos años cuando aún te caes al andar. Aún más cuando a los 5 tienes que vértelas en el cole con algún compañero que te quiere quitar los lápices. En la adolescencia, en la juventud y más tarde cuando acabas tus estudios y tienes que enfrentarte a todo eso que se llama mundo y que hasta ese momento no te has planteado descubrir.

Hay etapas en las que estás tan ocupado en sacar adelante una familia y desarrollar plenamente tu profesión que no te paras ni a pensar cómo afrontar los desafíos y las adversidades. Lo más fácil es catalogar a las personas como blandas o duras. A veces te dicen “tú eres fuerte” como queriendo darte ánimos y lo que hacen es generarte más ansiedad.

Por fin te das cuenta que no hay solo dos categorías de personas, las blanditas y las fuertes. Las que se vienen abajo frente a los problemas, pero no cualquier problema, sino de esos problemas que marcarán tu futuro y tu forma de vida, vamos, lo que viene a llamarse situaciones muy difíciles, serían las blanditas. A estas las llamaremos zanahorias porque se deshacen si las hierves un poco.

Luego estarían las duras, esas que con el tiempo se vuelven más enteras y fuertes. Como los huevos, que si los hierves se endurecen y cambian de forma y hasta de color.

Pero en el video que os dejo a continuación encontraréis otra forma de afrontar esos momentos adversos, en los que parece que todo se nos viene encima. Porque sí, hay días en los que uno piensa que es mejor no existir, todo nos sale mal, todo se derrumba, a nuestro alrededor no encontramos donde apoyarnos. Desilusión, desencanto, desesperación, personas que te defraudan, esperanzas frustradas.

Pues aquí es donde uno puede ser un grano de café. Un simple, pequeño y común grano de café que cuando lo hierves consigue transformar el agua en una deliciosa bebida, café. Esta es la otra opción, cambiar lo que nos rodea.

<https://youtu.be/K4g5SgSyPOg>

Ghandi iba más allá y dijo que para cambiar el mundo hay que empezar por uno mismo.

Así que a reflexionar: Si queremos cambiar lo que nos rodea quizás deberíamos empezar por dejar de ser un huevo o una zanahoria.

Ghandi