Hacia una nueva legislatura

Se acerca el 21 de mayo, el día en el que las Cortes Generales se vestirán de un color muy diferente al que han tenido la última legislatura. Con la primavera estrenarán un nuevo vestido en el que predominarán los colores rojo y morado con el que se elegirán a los presidentes y las mesas de las Cámaras previa promesa o juramento de la Constitución Española.

Salvo un cambio de tendencia que no se espera, el PSOE y Unidas Podemos se asegurarán la mayoría en la Mesa del Congreso de los Diputados donde estarán posiblemente algún grupo nacionalista por invitación del PSOE. Los azules y naranjas no van a destacar mucho salvo en estos días de negociaciones y desde luego a partir del debate de investidura del nuevo presidente de Gobierno que se espera para principios de junio, después de la nueva cita electoral que todos los españoles tenemos el 26 de mayo.

Así las cosas, se entiende que las negociaciones para los pactos de investidura estén siendo tan poco relevantes, rayando en el aburrimiento para los que seguimos el nacimiento de una nueva legislatura y un nuevo gobierno que guiará nuestro país durante los próximos 4 años.

Por no saber ni se conocen los nombres de los posibles candidatos a la presidencia del Congreso y del Senado, aunque parece que se quiere repetir una foto de dos mujeres al frente como ya ocurrió cuando Luisa Fernanda y Esperanza nos hicieron sentir un profundo sentimiento de orgullo a muchas mujeres independientemente del color del vestido.

Seguiremos esperando expectantes esos acuerdos para la investidura que se avecina y si el PSOE se “atreverá” a ofrecer abiertamente uno de los puestos en la mesa del congreso a un grupo nacionalista, como Esquerra Republicana de Cataluña unos días antes de la cita para las municipales y autonómicas.